miércoles, 28 de mayo de 2008

De Barcelona a Pekín


Parece que fue ayer y ya han pasado 16 años. Cuatro años antes, en compañía de mi amigo y entrenador Ernest, escuchabamos por la radio en el viejo Mestalla la denominación de Barcelona como sede olímpica del 92.

Los cuatro años de espera se hicieron eternos y más tras la llamada de mi director técnico Rafa Blanquer para notificarme que había sido elegido escolta y portador de la antorcha olímpica.
¡Que pasada, no me podía creer que llevaría el fuego olímpico!
Ese fuego eterno que nunca se apaga, siempre vivo, como la vida.
Un 16 de julio de 1992 llevaba la antorcha olímpica por el Paseo Marítimo de Castelló, a nueve días de la inauguración de los J.J.O.O. de Barcelona 92.

Relevo de la antorcha olímpica

Después de llevar en solitario el tramo correspondiente de 500 m., estuve acompañando como escolta a 10 compañeros más durante los siguientes kilómetros.

He de aclarar que los portadores vestían de blanco completamente y los que además eramos escoltas por ser fondistas llevabamos la camiseta roja y el pantalón blanco.


Portando la antorcha olímpica en Castelló

Y llegó el 25 de julio de 1992. Todo el mundo pendiente de Barcelona. Comienza la inauguración y Montserrat Caballé y Josep Carreras cantan ¡Sed bienvenidos! La diva catalana había grabado para el evento una canción con el entonces ya desaparecido Freddie Mercury.

Sobre el gigatesco retablo diseñado por Mariscal aparecen artistas como Alfedro Kraus, Plácido Domingo o Cristina Hoyos.

Apoteósica la puesta en escena de "Mediterráneo, mar olímpico" por la Fura dels Baus. Tras el espectáculo desfilan los atletas olímpicos y la bandera olímpica.

El estadio enmudece tras la llegada del mítico jugador de baloncesto Epi, último relevista de la antorcha olímpica e instantes después deposita el fuego sagrado en la flecha del arquero Antonio Rebollo.

Tras un silencio en la oscuridad del estadio de Montjuic sale del arco de Rebollo esa flecha que enciende el pebetero situado en lo alto de la Puerta de Marathón. Los J.J.O.O. de Barcelona 92 quedaban inaugurados.

El 5 de agosto de 1992 finalizaban los J.J.O.O. de Barcelona con la canción memorable "Amics per sempre, amigos para siempre" interpretada por Los Manolos y que puso el toque final a los mejores Juegos Olímpicos de la historia.

Ahora le toca el turno a China, el potente asiático y esperemos que las disputas políticas no enturbien esos J.J.O.O. de Pekín con incidentes tan lamentables como los ocurridos con el recorrido de la antorcha olímpica.

2 comentarios:

Joan Bayarri dijo...

¡Que temps Ramonet, i encara estas en tota la salsa del atletisme!
Un abraç

Juanfran dijo...

Debió ser un placer el llevar la llama olímpica. A ver si toca en Madrid y la llevamos los peralicos